Llega el momento de introducir la Alimentación Complementaria. Entonces también llega el momento de informarse de qué, cómo y cuándo introducir los distintos alimentos. Comienza nuestro «paseo» por la alimentación infantil de nuestro peque.

Si la alimentación complementaria la introducimos con el método tradicional, será el pediatra el que nos dará las pautas de cómo hacerlo. En cambio, si decidimos hacerlo a través del método Baby Led Weaning (¡lo cual recomiendo, como sabes!) tendremos que hacerlo prácticamente de manera autodidacta. ¡Pero no temas! Poco a poco se van desgranando las dudas que van surgiendo. Te aseguro que merece la pena.

¡Me asaltan las dudas!

Una de las mayores preocupaciones llegado este momento es si tendrán suficiente aporte de calcio. ¿Tengo que complementar mi leche con la leche de vaca?. ¿Hay que dar yogur o queso?. ¿Existen alternativas a la leche de vaca?. ¿Y si no toma mi leche?

Poco a poco estas dudas se irán disipando. Tu leche tiene suficiente calcio y vitamina D (necesaria para la absorción del calcio). Con la alimentación complementaria harás aportes extra de calcio, ya sea a través de la leche de vaca y derivados o a través de muchos otros alimentos que también tienen calcio. La leche no es el único alimento con calcio, como siempre se ha creído. Hay alternativas.

Yogur

El origen del Yogur.

El origen del yogur, aunque este parezca un “invento” moderno, se remonta a hace miles de años. Parece tener origen en Turquía. Los pueblos nómadas transportaban la leche fresca en bolsas hechas de piel de cabra. Esto hacia que las bacterias ácidas se multiplicaran y fermentaran la leche. Cuando se consumía, se volvía a llenar de leche fresca y volvía a fermentar. El yogur se convirtió en un alimento básico en estos pueblos nómadas.

La «Generación Yogur».

Pero el yogur que se comercializa hoy día no tiene nada que ver. Ojalá fuera el yogur de nuestros antepasados nómadas. Ahora casi todos tienen muchos aditivos, sobre todo azúcar, mucha azúcar.

Fue en el año 1963 cuando Danone llegó a España, y ese “super alimento” se fue convirtiendo poco a poco en un básico de nuestra generación.

Seguro que tú, que me lees, tuviste a tu madre detrás más de una vez con un yogur o un vaso de leche (de vaca, claro).

¿Puedo dar yogur a mi peque?

¡Claro que puedes! Pero no es un alimento indispensable, sólo es un alimento más. Si decides dar yogur a tu peque eso sí, mira de qué está hecho. Hay que tener mucho cuidado porque sin darnos cuenta estamos dando una cantidad de azucar a nuestros hijos que supera con creces la cantidad recomendada. Para saber qué tipo de yogur debemos elegir, La Boticaria García y Laura Baena del Club de las Malas Madres hicieron una comparativa interesante y nos explican aquí en qué nos debemos fijar para elegir un buen yogur.  

¿Y si no toma leche ni yogur?

¡Hay alternativas! Siempre las hay. No hay que obligar a los niños a comer, simplemente buscar sus preferencias. Piensa en algo que no te guste comer (todos tenemos algo). Ahora imagínate a alguien obligándote día sí y día también a comerlo. ¡Qué horror! ¿Verdad? Pongámonos en la piel de nuestro hijo. Vamos a buscar alternativas.

Si no le gusta el yogur, puedes probar con leche de vaca o queso (cuanto más curado, más calcio). Si aún así no muestra interés por ningún lácteo hay otros alimentos que puedes ofrecerle.

Alternativas.

Hay muchos otros alimentos que contienen calcio. Si habéis introducido la alimentación complementaria a través del método Baby Led Weaning os sorprenderá como vuestro hijo pide los alimentos que su cuerpo necesita.

Mi hija no toma leche ni yogur, pero le encanta el queso, los garbanzos, la soja, el brócoli, los frutos secos. Su organismo le dicta qué debe ir comiendo, y disfruta con ello.

Aquí tienes algunas alternativas.

  • Verduras. Brócoli, espinacas, col rizada, berro, acelgas, puerros.
  • Frutos secos. Almendras, avellanas, higos secos, pistachos, nueces, uvas pasas.
  • Pescado. Pequeños con espinas (boquerones, sardinas), besugo, lenguado, salmón.
  • Legumbres. Soja, garbanzos.
  • Huevo. Yema.
  • Cereales. Trigo, avena.
  • Frutas. Aceitunas, naranjas, kiwi, higos.

Si tienes un bebé o niño lactante.

Entonces no debes preocuparte. La leche materna está especialmente “diseñada” para cubrir las necesidades de tu hijo. Al introducir la alimentación complementaria, aunque sigas con tu lactancia materna, ya introducirás alimentos que complementarán el calcio que recibe a través de tu leche. No necesita tomar leche de vaca sino alimentos ricos en este que lo complementen.

Leche de fórmula

La leche de fórmula también contiene el calcio que tu hijo necesita, ya que es la mejor imitación de la leche materna con la que contamos. Así que del mismo modo que con la leche materna, el calcio será suficiente mientras tenga lactancia exclusiva. Con la introducción de la alimentación complementaria podrás incluir los otros alimentos ricos en calcio.

¿Qué podría pasar si mi hijo no consume suficiente calcio?

El principal problema sería la aparición de raquitismo infantil, pero para ello además de falta de calcio debería darse una escasez de sintetización de vitamina D. Esta vitamina se sintentiza con el sol. Con una exposición a la luz solar de unas dos horas al día sería suficiente (¡los días nublados también cuentan!). Con el calcio y la vitamina D de la leche materna será más que suficiente. No temas.

Además la absorción de calcio es más eficaz en la leche materna, gracias a la alta concentración de lactosa, que facilita dicha absorción tanto del calcio como del hierro.

Si tu hijo no toma leche de vaca o yogur no te preocupes.

Vas a tener que escuchar de todo, me ha pasado. Frases como «¿No das leche a tu hijo?», «si le des un yogur no va a pasar nada», «seguro que está falto de calcio», etc.

¡No escuches! La maternidad es un escaparate abierto a la opinión ajena. ¿Por qué? Pide respeto a lo que decidas. Tanto si aciertas como si no. Hazte respetar como madre. Ponte un chubasquero y que se escurran los comentarios que no nos aporten nada bueno.

Para terminar

Espero que esta información te haya servido y te haya dado un «chute» de seguridad a la hora de decidir qué hacer con la introducción de lácteos.

Si crees que este artículo puede interesar a alguna mamá me encantaría que lo compartieras. ¡Gracias por seguir por aquí!

Descarga Gratis mi guía «37 Mitos que no podrán acabar con tu Lactancia»

He elaborado esta guía para ti. Espero que te ayude a desbancar muchos mitos que han hecho fracasar lactancias que podrían haber sido muy felices. Te invito a leerla.


1 Comentario

  1. Yo ya no sé ni por donde coger esto de la alimentación. Mi peque es bastante tiquismiquis. Nunca le doy una opción B. O se come lo que lo doy o nada… pero qué mareo! El problema es que el tema yogures es complejo en casa… no sé si es mejor que no tome o que tome con azúcar. Porqué más opciones no me da…

    ¿Qué me recomendarías?

Dejar respuesta