Durante el embarazo hay ciertas restricciones, las cuales, al menos yo, acaté a rajatabla sin dudarlo. Total… ¡son sólo nueve meses!

Pero llega el gran momento. Tenemos a nuestro tan esperado bebé en brazos y las que optamos por la lactancia materna, nos encontramos con que las restricciones continúan.

El pequeño se alimenta de nuestra leche con la que le transmitimos carbohidratos, proteínas, grasa, minerales, hormonas, vitaminas y anticuerpos que ayudan a evitar que enfermen. Esto es genial, pero hay que tener cuidado, también pueden transmitirse otras sustancias no tan buenas.

 nueve meses de embarazo cuidándonos a tope y llega el momento “lactancia”… y ¿ahora qué?

 

Tras nueve meses de embarazo cuidándonos y siendo selectivos a la hora de alimentarnos de forma saludable comienza la etapa de Lactancia, en la que las restricciones continúan. Pero hemos de pensar que eso nos hace ser mujeres más sanas y saludables, ya que lo que es bueno para nuestro bebé es bueno también para nosotras como la comida sana o las restricciones en la ingesta de alcohol.

¿Qué riesgo hay si tomamos alcohol?

En este artículo os muestro una página muy interesante y súper útil si tenéis dudas sobre qué medicinas o substancias pueden ser perjudiciales si estamos amamantando. De este modo podréis estar tranquilas de que lo que toméis no hace daño a vuestro bebé.

Debemos tener siempre en cuenta que nuestras decisiones no sólo nos afectan a nosotras. Ahora tenemos a una personita a nuestro cargo que puede sufrir por una mala decisión.

Si comprobamos el riesgo que tiene la ingesta de alcohol si amamantamos, en esta web podemos ver que existe un riesgo alto. Especifica que es recomendable evitarlo pero que puede tomarse ocasionalmente y de manera moderada.

El consumo de alcohol no es bueno si amamantamos, si lo ingerimos de forma muy moderada es aconsejable espaciarlo en el tiempo, ya que si lo hacemos de forma continua es peor para el bebé. Si el consumo fuera elevado las consecuencias pueden ser muy graves, como coma o muerte súbita, por lo que hay que tomarlo en serio.

¿Si bebo alcohol hay que desechar la leche?

La leche toma gran parte de sus componentes del torrente sanguíneo, por lo que una parte del alcohol que circula en sangre puede llegar a la leche materna.

El alcohol pasa rápidamente a la leche materna en un nivel parecido al de la sangre, pero no se acumula, es decir, en la sangre, el alcohol alcanza su máxima concentración entre 30 y 60 minutos después de haberlo consumido, y comienza a descender en ese momento. El cuerpo lo metaboliza. Lo mismo pasa con la leche.

Cuando los niveles de alcohol en sangre se eliminan también la leche estará libre de alcohol. Según e-lactancia.org, si tomas una cerveza o copa de vino hay que esperar unas dos horas antes de amamantar, y si es un alcohol más fuerte hasta 7 horas. Lo recomendable es que espere el tiempo necesario para que el alcohol desaparezca de la sangre.

Por lo tanto, no es necesario desechar la leche, sólo dejar pasar el tiempo para que desaparezca el alcohol.

En definitiva, lo mejor es limitar o eliminar el consumo de alcohol durante la lactancia, no sólo será bueno para nuestro bebé sino también para nosotras. En nuestra sociedad quitamos hierro al tema del alcohol por ser una droga legal, pero no deja de ser una substancia perjudicial si no se ingiere con moderación.

La cerveza sin alcohol es una buena alternativa. Yo, amante de la cerveza pensaba que era imposible que me pudiera gustar, pero te acostumbras y fresquita sabe hasta rica! Cerveza sin alcohol SI!

  • ¿Qué podemos hacer si tenemos una celebración importante; la boda de un buen amigo, la graduación de nuestra sobrina o una comida familiar?

En este caso os aconsejo que antes os extraigáis leche (si estáis familiarizadas con el sacaleches y si vuestro bebé ya tiene establecida la lactancia y puede usar biberón). Así podrás dar a tu bebé leche fresca y 0,0% alcohol. Lo que no tiene sentido es sacarse la leche tras haber tomado alguna copa para luego desecharla, sino como hemos dicho sacarnos leche antes y guardarla para cuando la necesitemos, así tras beber podremos dejar pasar el tiempo necesario para que el alcohol desaparezca de la leche y podamos seguir dando el pecho normalmente.

  • En el caso de que beba unas copas, ¿es mejor dar un biberón para evitar que tome mi leche?

En cualquier caso es mucho mejor dar el pecho, incluso habiendo bebido alguna, ya que la leche materna, aunque contuviera algo de alcohol seguiría siendo mucho más completa y rica que la artificial. Según la Liga Internacional de la Leche, Si una madre está pensando en dejar de amamantar porque bebe moderadamente, los estudios indican que las ventajas de la lactancia materna exceden ampliamente los riesgos de una bebida ocasional.

  • He oido que tomar cerveza, “cría más leche”, ¿qué hay de cierto?

Según la Asociación Española de Pediatría el mito popular de que un vaso de cerveza al día aumenta la producción de leche no tiene ninguna evidencia científica que lo apoye. Para tener leche lo único que hace falta es que el bebé mame. La producción es proporcional a la demanda. Sin embargo, la levadura de cerveza si ayuda a la producción de leche, puedes tomarte una sin alcohol, aunque no es necesario ya que la mejor forma de producir la leche necesaria es practicar la lactancia a demanda.

En conclusión, si estáis amamantando, lo ideal es evitar el alcohol y en caso de consumirlo que sea de manera esporádica y moderada para no vernos afectadas ni nosotras ni nuestros pequeños.

¡Disfrutad de la vida y feliz lactancia!

No hay comentarios

Dejar respuesta