Seguro que alguna vez te ha pasado. Empiezas a cocinar y miras hacia abajo y te encuentras a un personajillo que te tira del delantal. «Mami, coge».

Cuando ocurre esto normalmente acabas haciendo la comida con una sola mano. ¿Te suena? A mi mucho… pero encontré la solución. 

¿Qué es una Torre de Aprendizaje?

Es una torre con peldaños de la que los niños podrán subir y bajar de forma autónoma para ponerse a la altura de la actividad que estemos realizando (muy útil sobre todo en la cocina y en el baño).

Aunque no es algo inventado por Maria Montessori seguro que ella sonreiría al ver a nuestros niños participando de la vida práctica del hogar de manera autónoma. Según María Montessori los niños aprenden observando e imitando, por lo que hay que permitirles mirar. Eso se consigue asomándolos al mundo. En este caso mientras cocinamos, por ejemplo, los asomamos al maravilloso mundo de la alimentación.

Torre de Aprendizaje. En el baño.

Edad recomendada.

La edad recomendada para usar la torre es sobre los 18 meses, pero cada niño es un mundo y tiene su propio ritmo. Puedes probar según la destreza que tenga ya en mantenerse de pie, subir escalones, etc. También influye si queréis ayudarlo o preferís esperar a que sea capaz de subir o bajar por sí mismo. La verdad es que yo empecé a usarla echándole un cable al subir, y cuando aún no sabía bajar, pero poco a poco ella fue adquiriendo la destreza e investigando distintas formas de bajar hasta que dio con la buena. Conoces a tu hijo, seguro que sabes cuándo es el mejor momento.

Seguridad

En cuanto a la seguridad, es necesario que su uso se de en un ambiente preparado. Hay que tener precaución, y aunque lo dejemos participar cuidar de que no llegue con sus manitas a las zonas calientes de la cocina, o tenga alcance a objetos peligrosos para él. Normalmente cuando cocinamos, si es en la Thermomix o batidora, ella misma va echando los ingredientes en el vaso para luego observar como se licúan, se pican o se cocinan.

Normalmente aprovecha para probar muchos de los alimentos de los que vamos a usar; pimiento, cebolla, ajo, especias, etc. Si es en la olla o sartén tenemos que extremar la precaución ya que corre riesgo de quemarse. Una opción es ofrecerle un platito o cuenco y que vayan echando ahí los ingredientes y nosotras los volcamos en la olla. Con mucho cuidado podemos dejarles remover. Este ambiente preparado es fundamental para que los niños desarrollen su autonomía y aprendan, en un mundo a su altura y con objetos reales.

La torre es muy segura.

Por su peso es imposible que se vuelque, pero sí que hay que estar acompañando al niño en todo momento, por si coge algo peligroso para él o se encarama en el filo. A mi niña por ejemplo le gusta a veces sentarse en el filo: “mamá, Julieta no se cae!” :S. Desde luego es más seguro tener a los pequeños en la torre que abriendo cajones o tocando el horno.

Montessori
Torre de Aprendizaje. En la cocina.

¿Qué torre comprar?

Elegir una torre u otra depende de varios factores.

  • Presupuesto. Como en toda compra es importante ajustarnos a nuestro presupuesto y ser realistas. Sólo buscando un poco en internet verás que hay una gran variedad de Torres de Aprendizaje disponibles con precios que oscilan entre unos 80 y 150 euros. En cambio si optas por la opción DIY puede salirte a muy buen precio con un resultado estupendo.
  • Comprarla o hacerla DIY. Para esto no sólo influye el presupuesto que tengáis sino si te hace o no ilusión hacerla tú misma, personalizándola y haciendo partícipe a vuestro pequeño (o al menos espectador).
  • El sitio que tengáis en casa. En mi caso no tengo demasiado sitio y eso me preocupaba, mi cocina es pequeña como veis. Pero finalmente me decidí y me compensa mucho tenerla, la desplazo a uno u otro lado según la necesitamos. Normalmente se queda en el baño. Estoy super contenta.
  • Cuál os parece más práctica o bonita. Según la altura que tenga, el diseño o color. También hay un tipo de torre que se convierte en mesa y silla, que puede ser una opción para ahorrar espacio, tenéis dos en uno. Esta me parece preciosa y esta de Amazon aparece como la más vendida.

Beneficios. 

La Torre de Aprendizaje no es sólo una herramienta práctica para la mamá, sino que además favorece distintos ámbitos del desarrollo de los niños.

  • Curiosidad.
  • Independencia.
  • Participación.
  • Autonomía.
  • Valor.
  • Motricidad gruesa (sube y baja).

Todos esto los hacen crecer, madurar, evolucionar, haciéndolos niños más seguros y felices.

¿Dónde la usamos?

En la cocina.

    • Ayudar a preparar la comida la hace partícipe del proceso, por lo que luego come mejor.
    • Aprende a cocinar. Conoce de qué están compuestas las comidas. Mi hija sabe qué es la sal, el curry, y si le preguntas qué ingredientes lleva el gazpacho, por ejemplo, conoce cuales son. En cuanto tenga la suficiente madurez para manipular los ingredientes podrá hacerlo sola (bajo mi supervisión). Ahora me ayuda a echar los ingredientes en la olla, batidora o Thermomix.
    • Desarrolla un amplio vocabulario sobre alimentos y utensilios de cocina.
    • Podrá fregar, cuando tenga unos 3 o 4 años, quitando objetos peligrosos, claro. 
    • Comenzará a colaborar en las tareas del hogar poco a poco hasta hacerlo un hábito.

En el baño. 

    • Es parte activa en su aseo diario. Aprende a lavarse los dientes sola mientras se mira en el espejo. 
    • Adquiere el hábito de lavarse las manos al llegar del cole y antes de las comidas. Solo pongo la torre delante del lavabo y la acompaño en el proceso. Utilizamos un adaptador de grifo muy bonito que hace el lavado de manos más divertido y accesible a ella.

Subir y bajar de la Torre

Aquí puede ver cómo sube y baja de la Torre de Aprendizaje una niña de 2 años.

Mi experiencia.

Torre de aprendizaje DIY. 

Al final yo me decanté por hacerla yo misma. ¡La opción DIY siempre me atrapa!

Me decidí por la famosa versión hecha con los dos taburetes de peldaños de IKEA. Es muy fácil y barato (26€). Y da un resultado estupendo. Este es el tutorial que seguí, que de todos los que vi me pareció el más sencillo. 

Un handicap es que hay que ir a Ikea a comprar los taburetes y no todo el mundo tiene Ikea cerca pero los he encontrado también en Amazon, y aunque os sale por unos 50 euros el total, no está mal teniendo en cuenta que no os tendréis que mover de casa. 

Después de muchos meses de uso puedo decir con seguridad que me encanta. Es nuestra gran aliada.

Mi hija es cada vez más autónoma y aprendió a arrastrarla donde la necesita (aunque tenemos que ayudarla, porque pesa). La pide para el lavabo y para la cocina. Se lava las manos y los dientes solita (con nuestro apoyo y “repasito”) y nos ayuda mucho preparando las comidas. Participa, disfruta y nosotros viéndola.

Yo personalmente os recomiendo esta opción, nuestra torre no tiene nada que envidiar a las torres que se compran, y no supone demasiado trabajo. Puedes pedir a algún amigo o familiar que te ayude a fabricarla y te servirá de ratito para ti (bueno, yo al menos disfruto con esas cosas!). Además no necesitamos invertir demasiado dinero en ella. Es algo que no se usará toda la vida, si no solo unos años. Cuando tu hijo llegue por si solo a los muebles de tamaño adulto ya no la necesitará más. 

Si decides comprarla

Comprarla es también una muy buena opción si no tenéis tiempo o ganas de complicaros, las hay muy bonitas y funcionales, pero eso, preparad entre 80€ y 150€.

A mi me salió por 26€! Yo no la pinté, la dejé color pino, y mi hermana la personalizó por detrás con el nombre de mi niña.

En conclusión

Creo que deberías animarte. La torre es muy buena opción para poder continuar con las tareas de la casa sin estrés y poder disfrutar en familia.

Yo dudé en hacerme con una por motivos de espacio, como te contaba, porque ocupa mucho espacio: pero la vas moviendo donde te interesa. A mi me compensa muchísimo. ¡¡Es tan cómodo!! Sino para lavarse las manos, por ejemplo, habría que poner una silla o taburete de todas formas, o lavarle las manos y boca tú misma, lo que la haría pasiva y dependiente. En la cocina ademas de participar hace que disfrutemos de cocinar, pasamos unos ratos maravillosos. Antes de tenerla se ponía a mis pies mientras cocinaba “mamá, coge” e intentando abrir los cajones, seguro que sabes de qué te hablo ¿verdad!?

Pues hasta aquí mi experiencia con la Torre de Aprendizaje, ¡espero que te sirva! y que sea el empujoncito que necesitabas para decidirte. De todas formas sigo por aquí, déjame tu opinión o dudas en los comentarios o por email, ¡estaré encantada de contestarte!

Disfruta.

Descarga Gratis mi guía «37 Mitos que no podrán acabar con tu Lactancia»

He elaborado esta guía para ti. Espero que te ayude a desbancar muchos mitos que han hecho fracasar lactancias que podrían haber sido muy felices. Te invito a leerla.