Los beneficios de la lactancia materna son ya bien conocidos. Diseñada especialmente para cubrir todas las necesidades de tu bebé, la naturaleza vuelve a jugar un papel importante. Es interesantes conocer la composición de la leche materna y cómo cambia adaptándose a tu bebé.

La naturaleza nos ofrece el alimento perfecto y más completo que tu bebé puede recibir

Este fluido vivo y cambiante contiene millones de células vivas que provienen de la sangre materna.

La composición de la leche materna es algo mágico y cambiante. Eso debemos conocerlo a la hora de decidir si queremos o no ofrecer lactancia materna a nuestro bebé.

Está diseñada, además de para alimentar y fortalecer el vínculo de apego del bebé con la mamá, reforzar el sistema inmunitario o ayudar al desarrollo de sus órganos.

La adaptación de este alimento a las necesidades de tu bebé son increíbles. Según lo que necesite específicamente en cada momento concreto, la leche cambiará su composición. Por este motivo la primera leche (calostro) no tiene la misma composición que la leche de transición o la leche madura. Las necesidades de los bebés van cambiando a medida que crecen. Pero la capacidad de transformación de esta leche va más allá, cambia a lo largo del día, de cada toma, o incluso si el bebé se pone enfermo.

Leche de fórmula. Una buena imitación de la leche materna.

La leche de fórmula, aunque una gran imitación de la leche materna, no tiene esta capacidad de adaptación de la leche materna.

Si has decidido no dar lactancia materna hay leche de fórmula que cubre las necesidades nutricionales de los niños. Decir que, a pesar de los avances científicos, la leche de fórmula no puede ofrecer los beneficios que aporta la leche materna. La leche materna es mucho más compleja que la del resto de animales y, por supuesto, que la de fórmula.

Composición de la leche materna

Calostro, leche de transición y leche madura.

La composición de la leche materna va cambiando a lo largo de la vida del niño lactante.

Etapas de la leche materna

Primera leche. Calostro.

El calostro es la primera leche, está compuesta de proteínas, anticuerpos, beta-carotenos, lactosa y grasa en pequeñas cantidades. Perfecto para un recién nacido. Es una leche amarilla y densa.

El calostro es el alimento perfecto para un recién nacido

Contiene más de 1000 proteínas y aminoácidos que además de alimentar a tu bebé, activan su sistema inmunitario y protege sus neuronas. Contiene anticuerpos que lo protegen de enfermedades.
Además contiene minerales y vitaminas.

Leche de transición. 

Sobre la segunda o tercera semana después de nacer tu bebé la leche cambia de composición. Además, poco a poco, la cantidad de leche producida va aumentando a medida que tu bebé mama más. 

Ya sabemos, a más succión más producción

Esta leche es más cremosa y blanca. Mantiene las propiedades del calostro pero los niveles de grasa, azúcar (lactosa) y calorías es mayor. Contribuye a la formación del sistema nervioso. 

Leche madura.

Alrededor de la cuarta semana, cuando ya llevas con tu bebé aproximadamente un mes, la leche pasa a ser madura. Presenta menos concentración de proteínas, minerales y vitaminas que el calostro, pero añade hormonas que contribuyen al funcionamiento de tejidos y órganos a controlar los patrones de sueño, el apetito y reforzar el vínculo contigo. Contiene Inmonuglobinas (buen funcionamiento de órganos y tejidos) y enzimas (para la absorción del hierro).

Recomendaciones de la OMS

Recordar que la Organización Mundial de la salud (OMS) recomienda los 6 primeros meses lactancia materna exclusiva (exclusiva es nada más, ni agua, ni ninguna otra cosa).

Sobre los 6 meses los niños nos mandan señales de que están preparados para comenzar con la alimentación complementaria. En ese momento, la leche continúa siendo su alimento principal. La OMS a su vez recomienda alargar la lactancia materna hasta los dos años o más, hasta que la mamá o el niño lo decidan.

Si eres de las que ha decidido seguir adelante con la lactancia materna ¡enhorabuena!, le has hecho el mejor regalo para el resto de su vida.

No hay comentarios

Dejar respuesta