Se va acercando el momento. A tu bebé se le van los ojos cuando os ponéis a comer. Hay que decidir cómo vamos a introducir la Alimentación Complementaria.

Si te has informado seguro que las sigas BLW han aparecido más de una vez, pero ¡¿Eso qué es?!

BLW son las siglas de Baby Led Weaning. Se trata de una de las maneras de introducir la alimentación complementaria que da unos resultados espectaculares. Por eso quiero explicarte en qué consiste.

El Baby Led Weaning es una forma de Alimentación Complementaria que hará que las comidas sean un disfrute para toda la familia.

¿En qué consiste?

El BLW es una forma de alimentación complementaria respetuosa. Respeta al niño, a su ritmo, a sus necesidades tanto físicas como emocionales. Le va a proporcionar autonomía y una destreza alucinante en las manos.

Tu bebé aprenderá a comer sólo sin pasar por triturados. En poco tiempo acabará comiendo a vuestro lado, como uno más, la misma comida que vosotros.

¡¿Cómo?! ¡¿Sin papillas?! » Prepárate, porque si decides seguir adelante con esto te van a llegar críticas y comentarios por aquí y por allá (¡a mi me llegaron!). «Las madres modernas de ahora…». «¡Pues a vosotros os criamos con potitos y no habéis salido tan mal!». No te preocupes, en cuanto se comienzan a ver los resultados (y eso es pronto) esas típicas frases cesan. Entonces empezarás a oír «hay que ver qué bien come esta niña» o «qué suerte has tenido, come de todo».

Con el BLW permitimos a nuestros niños manipular y experimentar con los alimentos, sin imposiciones ni sufrimiento.

Baby Led Weaning
8 meses. Gracias, mamá por hacerme disfrutar de la comida

Alimentación feliz y respetuosa

Sí, porque con este método la alimentación de vuestros hijos será feliz y respetuosa. El momento de la comida no será desagradable o angustioso sino que tanto vosotros como ellos disfrutaréis comiendo saludablemente y en familia.

Desterremos esa imagen típica de nuestras abuelas persiguiéndonos con un yogur o haciéndonos el avioncito con una cucharada de potaje. Mi reacción en ese caso era siempre huir. Te aseguro que con este sistema eso no te va a pasar.

Comeréis toda la familia junta en un ambiente de disfrute y calma.

Por qué decimos que es una Alimentación Respetuosa.

  • El niño come a la vez de los adultos en lugar de antes. Normalmente se les da de comer antes a los niños porque los hacemos muy dependientes. A tu hijo no le gusta comer sólo, le gusta sentirse uno más de la familia. De este modo comerá tranquilo sin tener a una persona mirándolo y atosigándolo mientras come. Que coma a la vez nuestra no quiere decir que no lo atendamos. Por supuesto estamos pendientes de él, pero no se sentirá presionado y comerá lo que quiera o necesite. Sin imposición ni obligación.
  • El  niño decide qué y cuánto comer. Tendrá en su plato varios alimentos y comerá según le apetezca y en el orden que prefiera. Sobre todo al principio. Cuando ya tenga todos los alimentos introducidos verás que se come el plato completo igual que el tuyo sin que tengas que decirle nada.
  • No se interfiere en su alimentación. Vigilaremos que todo vaya bien pero sin darle la comida, ni limpiarle a cada momento. Le dejaremos libre que disfrute de su momento igual que nosotros. A nosotros no nos gustaría que estuvieran mirándonos y diciéndonos «¡come!, ¡a ver que te limpie la boca!», etc.

Beneficios

Múltiples son los beneficios, aquí enumero alguno de ellos para que te convenzas del todo 🙂

  • Tomará el gusto por los distintos alimentos, con su sabor y textura.
  • Desarrollará la motricidad fina (pasará de coger trozos grandes torpemente a coger guisantes con dos dedos).
  • Desarrollará la coordinación mano-boca. Así se llevará la cuchara o tenedor a la boca sin apenas derramar nada.
  • Aprenderá a masticar (un gran problema para los niños que comen papillas).
  • Le ayudará a ser autónomo. Le hace sentir bien comprobar que puede hacer cosas por sí mismo.
  • Aumenta la autoestima. Ver que puede conseguir comer como un adulto le da seguridad y le hace subir su autoestima.
  • Se evitarán llantos, sufrimiento e imposiciones. Todo fluirá de manera relajada y feliz.
  • Podréis comer en cualquier sitio (casa de amigos, restaurante, bar, playa)

¿Cómo empezar el BLW?

Antes que nada animarte, es más facil de lo que parece, todo suele fluir de forma natural.

Aquí unos consejos sobre cómo empezar.

  1. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida. Después de esto, debe cumplir una serie de requisitos. Esto ocurre rondando los 6 meses, aunque esto dependerá de cada niño y su ritmo. Cuando esto ocurra será el momento de introducirle esta forma de alimentación complementaria.
  2. Recibir un curso de primeros auxilios. Esto más que nada es para darnos seguridad. Toda madre o padre debería estar formado en primeros auxilios. Normalmente los niños que se alimentan con BLW (aunque se suele pensar lo contrario) sufren menos atragantamientos que los niños que comen papillas. Con el BLW desde muy pequeño el niño aprende a masticar bien los sólidos, a desechar lo que no quiere, etc. Con las papillas se traga fácilmente, pero si se encuentra algún sólido puede haber más riesgo de atragantamiento por falta de práctica. Por eso es bueno siempre estar alerta, pero tanto con este tipo de alimentación como con la tradicional. Es mejor estar preparados por si esto ocurriera saber cómo actuar.
  3. Si hasta los 6 meses nuestro bebé sólo se ha alimentado de leche materna, en el momento en que introducimos la alimentación complementaria ofreceremos a los pequeños también agua.
  4. Se ha de empezar por un solo alimento. Puedes empezar por alguna verdura o fruta. El plátano, brócoli, tomate o aguacate (aunque este resbala un poco) pueden ser algunos ejemplos.
  5. El primer alimento se lo daremos durante 3 días. Al tercer día añade un segundo alimento. Esto se hace de este modo para descartar posibles alergias. Si un alimento ha provocado una reacción alérgica sabremos claramente cual es siguiendo este sistema. Continuaremos así sucesivamente, a los alimentos ya introducidos le sumaremos uno nuevo que tras ofrecerlo tres días más, se dará por introducido. Así, en poco tiempo, tu hijo comerá de todo.
  6. La consistencia del alimento debe ser no muy blanda y no muy dura. Ya que los bebés al principio tendrán que masticar con la encía, el alimento tiene que poder aplastarse con los dedos. Antes de ofrecerlo haz la prueba. Pueden ser crudos o cocinados pero tiene que ser lo suficientemente blando para poder ser aplastado por las encías y lo suficientemente duro para poder cogerlo. A medida que los niños aprenden a comer y le van saliendo los dientes el abanico de posibilidades se abre. No te preocupes, esto ocurre de forma natural, sabrás cómo hacerlo.
  7. No hay restricciones en los alimentos. Puedes ofrecer los alimentos que desees. Piensa en que los primeros tienen que ser fáciles de coger. Existen algunas restricciones no recomendadas antes del año, co mo la sal, el azucar, las verduras de hoja verde, la miel, los frutos secos. Antes el huevo era también recomendado a partir de los 10 meses pero según estudios recientes ya puede introducirse como un alimento más. Una vez que cumpla un año pueden comer de todo, de manera saludable, claro. Si sigues con la lactancia materna no tienes porqué darle lácteos de otro tipo que no sea tu leche. También es bueno limitar el azúcar (con la que contiene la fruta es más que suficiente).
  8. Se han de cortar en trozos entrelargos, de manera que al cogerlos con la mano cerrada sobresalga por ambos lados.
  9. Sólo se comerán purés en el caso de que sea parte de la comida familiar (cremas de verdura, gazpacho). No se triturará una comida que no haya sido preparada para eso.

Resultados sorprendentes.

Comerá de todo. Los niños tendrán sus preferencias, como nosotros pero os aseguro que ¡no hará ascos a nada!

Probará de todo, estará acostumbrado desde pequeño a los nuevos sabores y texturas y tendrá interés por seguir probando cosas. Además, es una forma muy divertida de aprender a comer (aunque un poquito sucia al principio, pero ¡para divertirse hay que ensuciarse!).

Te recomiendo que te lo tomes con calma y paciencia y ¡a disfrutar!, que se disfruta mucho, y se hacen unos videos divertidísimos. Comeréis juntos, tu hijo comerá sólo pero contigo, y disfrutaréis a tope de ese momento familiar. Esto también os va a permitir comer fuera, podrás salir a cualquier bar o restaurante y disfrutar de una comida en familia, sin tener que darle antes de comer ni calentar potitos.

Te animo a lanzarte a esta aventura, estoy super segura de que no te vas a arrepentir y tu hijo te lo agradecerá el resto de su vida.

Descarga Gratis mi guía «37 Mitos que no podrán acabar con tu Lactancia»

He elaborado esta guía para ti. Espero que te ayude a desbancar muchos mitos que han hecho fracasar lactancias que podrían haber sido muy felices. Te invito a leerla.

No hay comentarios

Dejar respuesta